La Reconciliación entre hermanos

Introducción: Los cristianos estamos llamados al mejor de los oficios o trabajos. A la reconciliación. No podemos estar en odios, divisiones, guerras. Estamos llamados a ejercer el ministerio de la reconciliación en todas partes, en el hogar, matrimonio, en la comunidad, en el trabajo y en la iglesia misma. Para esos somos llamados por Dios para poner amistad entre los seres humanos empezando por nosotros mismos (Juan 15:12-14)

1. La Historia de José: El undécimo hijo de Jacob abarca 17 capítulos de historia en el primer libro de la Biblia.  A ningún otro personaje se le da tanto énfasis en este primer libro como a José. Cuando José tenia 17 años era el hijo preferido de Jacob (Israel) y esto trajo envida y odio entre sus hermanos. (Gen.37:1-4). Además de esto José tuvo dos sueños los cuales contó a sus hermanos y estos lo odiaron aún más, porque según los sueños El seria Señor de ellos (37:5-11). A José también le han comparado con la historia del mismo Jesús, se dice de El como un ?prototipo? de Jesús en el Antiguo Testamento.  Jesús fue el amado de Dios, fue odiado por sus hermanos y fue rechazado como Señor de ellos (Juan 7:1-5).

2. De Soñador a Interpretador. Además de ser odiado por sus hermanos, sus hermanos conspiraron contra El para matarle (37:18-20). La intervención de Rubén lo salvó de ser asesinado; pero aún así lo vendieron a los ismaelitas, por consejo de Judá, por 20 piezas de plata (37:28). Ellos tomaron la túnica de José y le untaron sangre de cabra y se la trajeron a su padre, el cual lo lloró y guardó luto sin querer consuelo de  sus hijos e hijas (37:34-35). José fue vendido otra vez en Egipto a Potifar, oficial del Faraón (37:36). Sirviendo a Potifar llegó a ser mayordomo (39:4), la mujer de este se enamoró de José y quiso seducirlo; pero El la rechazó y fue acusado por esta mujer de que José quiso  forzarla. José terminó en la cárcel; pero allí mismo la mano de Dios estaba con José (39:21-23). José era prosperado a pesar de la circunstancias. Allí también le descifró los sueños al copero y panadero del Faraón. También interpretó los sueños al Faraón después que los sabios y magos del  Faraón no pudieron hacerlo. El copero quien había estado en prisión recomendó al Faraón traer a José. José fue puesto como gobernador de Egipto a los 30 años (41:40-42). Y así como José interpretó los sueños del Faraón así sucedió

3. El cumplimiento del Viejo sueño de José. Hay sueños que tenemos y pareciera que nunca se cumplirán; pero Dios puede hacer que se cumplan. Así pasó con el sueño Viejo de José. No solamente hubo hambre en Egipto sino en toda la tierra (41:57). Entre ellos vinieron los 10 hijos de Jacob. Benjamín se quedo en casa, por temor de su padre. Y sucedió como José había soñado (42:6). José los reconoció pero ellos no le reconocieron (42:7-8). Los acusó de espías y detuvo a Simeón hasta que trajesen a Benjamín. Jacob no quiso; pero después que hubo más hambre cedió (43:1-3). Y así se cumplió el viejo sueño de José (43:26). Pero también se dio lo más importante la reconciliación (45:1-3, 9-15,22, 46:7). La historia termina con todos los hermanos juntos y en amor.