Un descanso para el guerrero
Introducción: En la vida no todo puede ser amargura, tristeza, trabajo y dolor. También es necesario tener un momento de descanso, esparcimiento, relajamiento para aquel que

trabaja, sufre, llora, y lucha. Para todos los guerreros de la vida debe haber un descanso.


1. Dios fue el primero en descansar. (Gen.2:1-3) Después de haber creado Dios los cielos y la tierra y todos los seres y elementos que en ellos existen, después de 6 inagotables días, dice la Biblia que descanso Dios. Dios es el máximo ejemplo para todos nosotros. Dios da aquí un ejemplo a los mortales para que descansemos de nuestras faenas diarias o semanales. Así como también el quiere y desea profundamente que descansemos del pecado (Efes.5:1-2)


2. Cristo también enseño sobre el descanso (S. Juan 4:6) Como buen maestro el Señor nos enseña que en la vida nos cansamos físicamente de nuestra labores, tanto en el hogar como en el trabajo secular. También hay cansancios en el trabajo espiritual como por ejemplo al evangelizar (Marcos 6:30-31). Hay falsos maestros que dicen que el Cristiano no se cansa, que no se fatiga y si siente así es por que es carnal, es pecador. Cristo no fue pecador sin embargo también se cansaba, cuanto mas nosotros.


3. El descanso del cristiano. (Éxodo 20:9-11). El cristiano es un ser humano y por lo tanto se cansa y necesita momentos de esparcimiento, retirarse un poco del ambiente cotidiano, rutinario y hacer un descanso en su vida. Tanto física como mental y espiritualmente nos cansamos. Por eso debemos retirarnos del afán de cada día para recargarnos de nuevo y llenarnos de energías físicas, mentales y espirituales. En la vida siempre tendremos trabajos, compromisos y luchas. Pero es bueno practicar el descanso para afrontar con fuerzas las luchas y retos que nos vienen. Como guerreros de la fe tenemos que descansar.

 

Conclusión: (Ecles. 2:22-26) Hay muchas maneras de descansar: Dormir más de lo acostumbrado, estar en casa por más tiempo de lo que solemos estar. Disfrutar del jardín, de la sala, del comedor y de la cama. Salir a las tiendas así no compres nada. Salir de paseo con la familia a un lugar de descanso. Ir a un parque, río, playa, caminar, comer fuera del hogar. Distraerse viendo el pasaje, etc. También salir con los hermanos de la Iglesia a un día de camping o picnic como especie de un retiro espiritual y físico (Lucas 22:39)