En busca de la verdadera paz
Introducción: Muchos creen que después de la guerra viene la paz, la felicidad, la libertad cuando en realidad lo que vemos es ...

muertos, heridos, pestes, hambre, dolores, rencores, odios, tristeza, impotencia y aun trastornos emocionales para los "victoriosos". (Ezequiel 7:23-27). ¿Cómo entonces encontrar la verdadera paz? ¿En los líderes políticos? (1ra Tes.5:1-11)


1. Ganadores del Premio Novel de la Paz. En el año 1947 la Denominación Amigos o Cuáqueros recibieron el premio Nóbel de la Paz. Ninguna denominación cristiana la había recibido hasta entonces ni hasta ahora. El valor de este premio fue tan grande que el gran competidor en ese año fue el gran Mahatma Gandhi, quien había ganado la independencia de la India sin usar la violencia. Desafortunadamente Gandhi fue asesinado un año después en el 1948. Los Cuáqueros o Amigos se habían caracterizado desde su fundación en Inglaterra desde los años 1660, no solo por oponerse a la guerra y usar armas, sino por contribuir con su trabajo y acción a favor de los necesitados, desposeídos y heridos en las guerras no importando de que bando fuesen. Durante la primera guerra mundial muchos cuáqueros fueron puestos en prisión por resistirse a luchar a favor de los Estados Unidos. En cambio a los cuáqueros de Inglaterra se les permitió ir a Francia y a Alemania a socorrer a los desvastados por la guerra. Para la segunda guerra mundial tanto Estados Unidos como Inglaterra dejaron a los cuáqueros realizar sus tareas sociales humanitarias donde quisieran y ninguno fue puesto en prisión. No te puedes considerar cuáquero, amigo y menos cristiano si en tu corazón solo reina el odio, celos, mentiras y no tiene paz interna (Santiago 3:14-18)


2. ¿Qué es la paz para los Amigos o cuáqueros? La paz externa o no existencia de guerra no necesariamente significa paz verdadera. El solo silencio o contemplación, la no acción o quietismo en una persona, rancho, pueblo, ciudad o nación no significa paz verdadera. En (Juan 14:27, 16:33)  La paz que da Cristo es la única paz verdadera y segura. Esa paz te da fuerza, serenidad, quietud interna y esta es la paz que debemos predicar (Hechos 10:36). Todo ser humano esta llamado a tener esa paz verdadera (Romanos 5:1, Ef.2:14-19)   A cultivar esa paz interna (Romanos 8:5-6), guardando las nuevas reglas de Dios (Gálatas 6:15-16). Y esta paz  nos guardara por siempre y nos impulsara a hacer lo que es correcto (Fil.4:7-9).