¿Por que somos atraídos a las artes ocultas?
Introducción: Siempre ha existido en el ser humano una inclinación o curiosidad hacia lo misterioso, hacia conocer y practicar las artes ocultas. Muchos cristianos sin saberlo son

introducidos y practican estas artes ocultas indirectamente.
 
1. Las artes ocultas existen desde la antigüedad: Desde las primeras civilizaciones como la Mesopotámica, Egipto, China, India, Grecia, etc., ha existido una tendencia hacia la práctica de la adivinación, encantamiento, brujería, magia, etc. Dios le advirtió a su pueblo Israel a no practicar esas artes ocultas que otros pueblo ya realizaban (Ex.22:18, Lev.20:27, Deuteronomio.18:9-14)
 
2. El pueblo de Israel practicó artes ocultas: A pesar de las advertencias amplias de Dios al pueblo de Israel, estos cayeron en la tentación de practicar adivinación y brujería, comenzando con su primer rey, Saúl (1ra Samuel.28:3-8) Y no solamente Saúl sino también otros reyes y el pueblo (2da Crónicas 33:1-2,6-8). Uno de los libros Antiguos que fue eliminado del Canon Bíblico, considerado apócrifo fue Tobías, por la sencilla razón que estimulaba a la práctica de la brujería. Por ese pecado, y muchos otros más, Dios los desecho como herederos del reino de los cielos (Mat.8:11-12).
 
3. El Nuevo Pueblo de Dios atraídos por las artes ocultas: El pueblo de Dios, la Iglesia, los creyentes, también han sido llamados a guardar los mandamientos de Dios y aunque no se penalizan como el Antiguo Testamento, somos llamados a evitar esas practicas ocultas; sino correremos la misma suerte eterna de Israel (Apocalipsis 21:7-8, 22:15).
 
4. La Influencia antigua y moderna en los hispanos hacia la práctica de las artes ocultas. Desde nuestros ancestros indígenas, negros y españoles se ha venido practicando la brujería de una manera muy natural. Creemos que ciertas prácticas o creencias no son dañinas ni antagónicas con las leyes de Dios.

La TV., Radio. Revistas, periódicos han hecho  ver y creer que consultar al horóscopo, ?consejeros espirituales?, lectura de la mano, cartas, creer en mal de ojos, echar la sal, gatos, ranas, etc.; no incomodan, ni irritan a Dios.

Cuidado porque también podríamos estar practicando las artes ocultas de una manera indirecta; pero de todas maneras condenadas por Dios (Hechos 19:18-20