Estar activo evita el pecado
Introducción: Hoy más que nunca los cristianos debemos estar más activos. Se observa mucha pasividad en los creyentes de hoy (Cantar, dar gracias, evangelizar, estudiar la Biblia, colaborar, etc.) cuando ...

vemos un mundo destrozado por las drogas, los vicios, las guerras, y las inmoralidades. Debemos hacer algo contra esto.


1. Un llamado a la actividad: Basta ya de estar de espectador de los que esta pasando en el mundo, eso lo hace cómplice (Romanos.1:32) Tenemos que ser participantes positivos, Ser activo no se refiere a estar mas activo en los estudios o  trabajos seculares; sino en los estudios y trabajos espirituales. (1ra Tes.5:12-14)


2. La Ociosidad conduce al pecado: Hay un dicho popular que dice ?Mente desocupada, laboratorio o carpintería de Satanás?. Se ha comprobado que en la cárceles donde no existe trabajo o estudios los delincuentes egresan peores que como entraron, Así también en las Iglesias u hogares donde la gente esta ociosa se dedican a pensar y hacer cosas aberrantes y abominables (1ra Timoteo.5:7-13) (Lev.20)


3. Activos en el Reino del Señor. Hay personas que no quieren comprometerse con el Señor, pero están muy comprometidas con el mundo y Satanás. Se necesitan gentes definidas con el Señor para ganar almas que se pierden diariamente. Comparemos la disposición del deportista, del que trafica y del que consume droga (riesgos, tiempo, dinero, etc.), del que apuesta en los casinos, loterías, etc.; de los fiesteros, de adictos al trabajo, del guerrillero (ateo), de los grandes libertadores de los países. Y lo que dijo Jesucristo (Lucas. 9:23,16:13, 18:29-30). Controlando y disfrutando el activismo espiritual, Estar entregados en las cosas de Dios no quiere decir que debemos descuidar nuestra persona y vida familiar (Esposa e hijos). Seria un mal testimonio  (1ra Timoteo 3:1-5)


Conclusión: El cristiano promedio que asiste a las iglesias no esta viviendo una vida victoriosa, alegre, llenas de aventuras porque esta ocioso(a) espiritualmente. Necesitamos definirnos y ponernos a la orden del Señor, para servirle dentro y fuera de la iglesia. Deje ya los muchos compromisos con el mundo y Satanás y defínase como creyente verdadero del Señor.