“Cristo entrando a nuestras vidas”

 Introducción: En la tradición Cristiana se celebra todos los años la entrada de Cristo a Jerusalén y asi se inicia la semana mayor o semana santa tambien llamado Domingo de Ramos; porque los judios tomaron mantos y ramas para ponerla en el camino por donde habria de pasar Jesús a su entrada a Jerusalén, la capital de Israel. Hizieron esto quizas en reconocimiento a su labor, milagros, enseñanzas y tambien por el deseo

de los judios de tener un rey o lider que lo liberarán del yugo del imperio romano. Supuestamente ya conocian a Jesús (Mateo 21:8-11)

1. Hoy Cristo entra a nuestras vidas. Pero no basta con celebrar la tradicion o dramatizar el acto historico en si; sino que lo más importante de hoy seria celebrar la entrada de Cristo en nuestras vidas y en las vidas de nuestros seres queridos o semejantes. ¿Qué haria Cristo en nuestras vidas y en la de nuestros semejantes?. (Mat.21:12-17). Interesante notar que ademas de limpiar el templo de mercaderes; tambien curó a ciegos y cojos. Hoy seria a los mercaderes espirituales, personas que solamente estan interesadas en sus ganancias, en sus riquezas, en hacer más dinero, que buscan a Dios en los templos para que les haga prosperar más en cuestiones materiales que espirituales. Tambien a ciegos y cojos espirituales. Teniendo ojos fisicos no miran bien a Jesús y cojean de algún pecado (¿De que pecado cojeas tu?). De eso debemos ser curados y sanados definitivamente. Ser limpiados de toda clase de pecados (Jer. 33:8-9, Ezeq 36:25-30, Heb. 9:14)

2. ¿Ha entrado Cristo en vuestras vidas? Podemos celebrar todos los años el Domingo de Ramos o la entrada triunfal de Cristo a Jerusalén y podemos hacer todos los ritos de purificación extrena que querramos; pero sino  hay realmente cambios en nuestras vidas: alma, espíritu, cuerpo  en vano seran esas celebraciones, ritos o ceremonias externas. Seremos como arboles muy lindos pero sin frutos. Los frutos son nuestras conductas y por ellos seremos identificados o reconocidos. (Mateo 21:18-19) Alli observamos que después de entrar a Jerusalén, Cristo maldijo a un árbol porque no daba frutos. ¿Estas tú dando frutos y si los estas dando que clase de frutos estan dando? (Luc. 6:43-45)

3. Una Nueva Vida limpiada por Cristo. (Colos 3:5-17). Para los que escuchan el evangelio deben dejar que Cristo entre a sus vidas para que sean limpiados totalmente y hechos nuevas criaturas; eso implica tambien olvidar el pasado y todas las cosas viejas (enterrarlas y nacer de Nuevo) Ser transformados totalmente y vivir una vida nueva y de agrado al Señor. Eso es lo que demostrará que somos nuevas criaturas, nuevas persona, Nueva Iglesia. (1ra Cor. 6:9-11) Enterremos hoy el pasado y hagamos una nueva historia desde ya (2da Cor.5:16-18)